“La vía Federal (2).”

Article publicat al diari digital nuevatribuna.es

Desde otras opciones, se nos llama a la gente de ICV ingenuos por seguir apostando por una vía federal para resolver el encaje de Catalunya en España. Muchos dan esta opción por inútil dada la agresividad centralista de la derecha española y la casi siempre manifiesta ausencia de actitudes federalistas en los partidos de izquierda de ámbito estatal, organizaciones sociales y entre la mayoría de la opinión pública española. Una situación así justificaría caer, ya sea en la “melancolía” política o en la tentación de escapismos soberanistas. No va a ser nuestro caso. La apuesta federal de ICV, que se inscribe en la mejor tradición del catalanismo político y en la herencia del PSUC, se fundamenta en tres conceptos básicos:
–        El primero es que las naciones y los estados se forman en procesos históricos, no responden a ninguna cuestión natural ni divina. El estado en cuanto ordenamiento de la sociedad es un sistema de dominación.
–        Catalunya es una nación sin estado cuyo encaje en España mejora, pero no resuelve la Constitución de 1978.
–        En el actual proceso de globalización los procesos de agregación, que solo pueden ser de carácter federal, se inscriben en el conflicto histórico. Los de segregación son conflictos corporativos.
–        No hay un atajo europeo para el autogobierno de Catalunya. La Europa de los pueblos es posterior a la federalización de sus estados miembros. Es una fantasía imaginarse una Europa federal sin una previa federalización de los estados miembros.

Desde este realismo federalista creo que hay que replantearse la estrategia, si no queremos vernos reducidos al papel de meros espectadores de un conflicto territorial presente que exaspera aun más la sentencia del TC. Lo peor que ahora nos puede suceder es una reacción pasiva del PSOE, ya sea este gobierno central o de las Comunidades Autónomas que gobierna, frente a la sentencia del Estatut. Si ésta se da por buena sin más, estamos a puertas de la ruptura del “pacto constitucional”. La Constitución pasará de ser una solución a un problema para la mayoría política catalana con todo lo que esto representa.

Una estrategia para:
–        El conflicto territorial presente no puede verse reducido ni solo protagonizado por centralistas e independentistas. Es necesario que los federalistas estemos presentes en el conflicto con nuestros modelos y propuestas.
–        La construcción de la España plural no puede ser solo una aspiración de los federalistas catalanes para conseguir un encaje adecuado de Catalunya en el estado. Debe ser la apuesta decidida de los progresistas en todo el estado.
–        Es imprescindible una pedagogía federalista. Explicar las ventajas para los territorios y los ciudadanos de una opción de estado federal. Una pedagogía democrática de respeto por la diversidad y pluralidad de identidades que conforman la España plurinacional, pluricultural y plurilingüística. Una de las principales victorias del PP ha sido generar desconfianzas y recelos entre ciudadanos de diferentes territorios. Más claro aún, su anticatalanismo ha hecho mella entre sectores de la opinión pública española.
–        Hay que buscar y encontrar aliados políticos y sociales. Hay que buscar también aliados mediáticos y la red puede jugar un papel importantísimo.
–        El europeismo es consustancial con el federalismo. La apuesta europeista es un argumento fundamental para justificar la apuesta federal y, por lo que parece, despierta menos atavismos.

En definitiva, expreso una serie de reflexiones desde una gran preocupación por el más que seguro conflicto entre España y Catalunya que se producirá si no reaccionamos desde la sensatez y el realismo  federalista. Porque no olvidemos nunca que la única España posible es la España plural.

Anuncios