SIMÓN ROSADO.

 Esta mañana me han comunicado la muerte de Simón Rosado, amigo desde hace muchos, muchos años.
Con 53 años, un infarto súbito ha podido con este sindicalista de hierro.
Simón era de Extremadura, afincado en el Vallés Oriental y trabajador metalúrgico de la fabrica Derbi. Afiliado a la JCC y posteriormente al PSUC y siempre sindicalista de CC.OO.
El sindicato recordará con más autoridad el papel que jugó Simón en la construcción, consolidación y modernización del principal sindicato de Catalunya, la CONC, así como el rol que jugaba a nivel confederal. 

Yo puedo y quiero escribir de Rosado como dirigente político. Lo hago porque lo siento y porque quiero dejar constancia del papel fundamental que jugó en la última etapa del PSUC y en la creación y desarrollo  de ICV. Sin Simón y el liderazgo que tenía en un importante sector de sindicalistas no hubiera sido posible pasar del PSUC a ICV. El y el núcleo duro del sector del metal y otros sindicalistas, aportaron la fuerza y la convicción de que, sin renunciar a nada, había que renovarse. 

En el complejo, difícil y tenso proceso de creación de ICV y de transición del PSUC a ICV, Simón participó del reducido núcleo que lo dirigió. La constitución de ICV fue acompañada de la redefinición de un nuevo proyecto político; el ecosocialista. En nuestra andadura hacia la izquierda verde se nos iban planteando nuevos conceptos que exigían nuevas propuestas, se abrían debates novedosos, nos íbamos internando en una nueva realidad, que no siempre todos entendíamos. El si. El sindicalista de fábrica, el obrero metalúrgico tenía, siempre, una intuición casi mágica para ver el camino correcto, para tomar la decisión acertada.

Simón, hombre de firmes convicciones era, a su vez, realista y pragmático. A veces era difícil seguirlo por su agilidad y rapidez mental, pero siempre se podía contar con él para resolver cualquier situación, por difícil que fuera. Tímido, poco hablador de si mismo y con una fina ironía, era un buen compañero de mesa y viaje. 

Lo encontraré a faltar. Para mi era un querido amigo.

Anuncios