“El futuro de RTVE.”

Publicado en el diario digital Nueva Tribuna el 8/03/2012.

El escenario actual de los medios de comunicación en España es desalentador para los progresistas y más aun con el cierre del periódico Público. Pero la situación está todavía peor en el panorama audiovisual.

Las fusiones de las cadenas generalistas de ámbito estatal son a favor de líneas editoriales conservadoras y lo mismo pasa en las televisiones de otros ámbitos.

La ofensiva, ahora, está dirigida contra la Corporación de RTVE, y su principal protagonista es el PP. RTVE, a pesar de las limitaciones de las leyes que el anterior gobierno aprobó, en las que le prohibían la publicidad  y limitaban su programación, ha sido capaz de mantenerse líder de audiencia, especialmente de los informativos. La primera medida del nuevo gobierno ha sido recortar en 204 millones de euros la aportación del estado al presupuesto para 2012. Un presupuesto ya comprometido y que debe afrontar gastos como los de los Juegos Olímpicos en Londres, cifrados entre 70-80 millones de euros. Un recorte que afectará directamente a la calidad de la programación de TVE. Para empeorar más la situación financiera de RTVE, estamos pendientes de la decisión de las autoridades europeas sobre la tasa que deben pagar los operadores de telecomunicaciones para financiar a la Corporación Pública. Todo indica que la decisión será contraria a la aplicación de la tasa.

No contentos con los recortes, el PP se ha lanzado a una campaña de desprestigio de la profesionalidad e imparcialidad de los informativos de TVE. El partido de los “Urdacis” considera que los actuales informativos son parciales y sesgados hacia la izquierda. De nada sirve el liderazgo en audiencia de estos informativos, el reconocimiento y premios conseguidos y el que no se refleje en ningún estudio de opinión el rechazo a la calidad y profesionalidad de los mismos. Ahora toca, con tesón y ahínco, degradar nuestra televisión pública y en ello ponen todo su empeño. Sólo hay que ver lo que fue la primera reunión de la Comisión Mixta de Control de RTVE en el Congreso, el pasado  29 de febrero.

En las actuales circunstancias, no ayuda nada que la Corporación lleve seis meses sin presidente ejecutivo desde la dimisión del Sr. Oliart. Con el consejero propuesto por CC.OO. dimitido. Y con 6 consejeros con el mandato agotado. Y parece que no hay prisa en la renovación del Consejo de Administración ni en la designación de un nuevo presidente ejecutivo. En su primer encuentro celebrado el pasado 15 de febrero, Rajoy y Rubalcaba acordaron posponer para el mes de junio la renovación de una serie de órganos del estado; entre ellos los de RTVE. Aun ahora no entiendo porque el PSOE se advino a este acuerdo, que lo único que consigue es alargar la provisionalidad de la actual dirección de la Corporación, en beneficio de los que quieren controlarla o acabar con ella. Creo firmemente que es necesario ir ya a la renovación del Consejo y a la elección del presidente de RTVE. Prefiero un gobierno claro de la Corporación ya sea para apoyarle en su gestión o para criticarlo.

Anuncios