“RTVE. Primero controlar para después manipular.”

El Partido Popular siempre ha demostrado una concepción patrimonial del estado y de sus instituciones. Para hacerse con ellas desarrolla siempre la misma estrategia; cuando está en la oposición lanza campañas de descrédito y deslegitimación, independientemente de los costes, democráticos y sociales que comporten sus ataques. No les duelen prendas y son capaces de utilizar todos los medios, especialmente las mentiras. El caso de RTVE es un buen ejemplo.

El PP lleva meses atacando sin tregua a RTVE y a sus profesionales. Los excelentes niveles de audiencia, el gran reconocimiento ciudadano hacia su rigor y profesionalidad, sobretodo de sus servicios informativos, no son ápice para sus campañas de acoso y derribo. La estrategia es primero atacar para después controlar y todo seguido manipular a su antojo RTVE, como ya hicieron en el pasado.
La ley 17/2006, del Régimen de Administración de la Corporación RTVE, era un obstáculo para su control partidario, ya que exigía quorums parlamentarios muy altos para la elección de los miembros del Consejo de Administración y del presidente de la Corporación RTVE, para así forzar el consenso entre los distintos partidos.
¿Cuál ha sido la respuesta del PP? Inventarse todo tipo de excusas para modificar la ley, abusando de su mayoría absoluta, y así poder controlar directamente RTVE, sin  la obligación de buscar ningún tipo de consenso. Vistos los precedentes anteriores del talante de su gestión en RTVE -época Urdaci- todo apunta a futura manipulación, como la que ya realizan en TeleMadrid o Canal 9 valenciano.

Nadie se podrá quejar en este caso de la herencia recibida. Más de 53 semanas líderes de audiencia y reconocimiento público, como señalan todos los estudios de opinión. Lamentablemente, es de prever que cometerán en RTVE un destrozo grave. La única esperanza es que queda la suficiente crisis y cometen los suficientes errores para que la crisis se lleve por delante el gobierno de Mariano Rajoy . Así como devolver la confianza alos profesionales de RTVE, que ya demostraron en el pasado su capacidad de recuperarse de la negra gestión de los “Urdacis” y restablecer a RTVE prestigio, rigor, pluralismo y profesionalidad.

Anuncios