“Empleo y EPA 2012.”

Intervención en la Comparecencia de la Ministra de Empleo y Seguridad Social.
Senado, 29 de abril de 2013.

En primer lugar, como el resto de portavoces, considero intolerable este ninguneo parlamentario. Que en dieciséis meses, esta comisión de empleo solo se haya reunido una vez para tramitar el proyecto de ley de reforma laboral, lo encuentro intolerable. Tanto me da si la culpa es del Gobierno o de la Mesa, al final es del PP. No puede ser que ustedes ignoren a la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Senado. ¿Cómo puede haber tantos decretos? ¿Cómo puede haber tantas reformas por decreto ley? ¿Cómo puede haber tantas lecturas únicas, tantas lecturas por procedimientos de urgencia? Es un descarado ninguneo parlamentario.

Señora Ministra, desde la oposición sería una grave irresponsabilidad apelar a aquello de cuanto peor, mejor. Yo no lo pienso hacer. No me da ningún tipo de satisfacción, ni política ni, evidentemente, social, tener unas cifras de paro como de las que estamos hablando. Pero yo creo que su discurso es irresponsable y ofensivo, y se lo digo porque con estas cifras de la EPA, a estas alturas, no valen paños calientes. Después de un año largo de Gobierno estamos peor que antes. Hay más paro, y no juguemos con las cifras. Todos los datos indican que estamos peor. Y lo que es peor, no solo ha empeorado la situación sino que ustedes este fin de semana han reconocido que tiran la toalla en la lucha contra el principal problema del país, que es el desempleo, lo que expresa el fracaso total de sus políticas. Pero hoy, aquí, usted, no solo no se da cuenta de ese fracaso sino que reincide en seguir con las mismas. Como le ha dicho la portavoz del PNV; ¿cómo puede reiterar los mismos argumentos cuando la realidad cambia? Es que no es justificable que usted reitere una vez más sus argumentos y propuestas en una realidad que cada vez se va modificando y se va modificando a peor.
La primera y única vez que estuvo aquí ya se lo dije: puede usted ser la ministra de los seis millones, ya lo es. El señor Rajoy ya es el presidente de 6 202 700 parados. Mire, señora Báñez, ustedes han dicho lo que han dicho cuando pedían el voto y cuando justificaban sus propuestas. Ustedes lo iban a solucionar todo. No solo no han solucionado nada sino que, encima, reiteran políticas fracasadas.
Lo más importante que le tengo que comunicar hoy, es que mi grupo no va a tolerar que ustedes tiren la toalla en la lucha contra el paro. Si es así, váyanse. Convoquen elecciones y que nuevas mayorías intenten gestionar este drama social, porque el principal problema estructural que tiene hoy en día España se llama Mariano Rajoy. Ese es el principal problema estructural que tiene hoy en día nuestra sociedad. Una vez más, nos ha venido con triunfalismos de futuro; un futuro, por otra parte, nunca perfilado. La verdad es que no es creíble, es una de sus huidas hacia delante. Usted tiene una gran habilidad en hablar del pasado socialista, en hablar del futuro, pero nunca habla del presente. Y cuando nos habla del presente, hace una descripción de las cifras que, la verdad, parece que todo vaya a mejor. No, señora Báñez, todo va a peor. Y esto es lo que entiende el común de los mortales, de los operadores, de los analistas, de los profesores universitarios, de los sindicalistas, de los empresarios, todos excepto usted. Señora ministra, el cuento de la lechera no es un programa de Gobierno, es un cuento. Lo digo porque se va encadenando y pasará y pasará y pasará y nunca pasa nada, lo único que pasa es que se destruye empleo.

¿Cuál era su receta? Su receta se puede simplificar en dos grandes afirmaciones: por una parte, recortes que restablecerían la confianza, mejorarían la financiación, con lo cual, reactivaríamos la economía, más una devaluación interna, especialmente provocada con su reforma laboral, que nos haría más competitivos. Todo ello sumado permitiría el relanzamiento de nuestra economía. Pues no está sucediendo así. Se está pagando un precio social muy importante con los recortes, no hay ninguna mejora en el relanzamiento económico y, evidentemente, la devaluación interna que ha provocado su reforma laboral lo único que ha supuesto es una agresión a los derechos de los trabajadores, y de esto se da cuenta cualquier ciudadano. Hoy en día en España todo el mundo es consciente de que así no vamos bien; de que así vamos de cabeza a un precipicio aún más profundo del que estábamos; y que seguir insistiendo en las políticas de austeridad es un fracaso total. Lamentablemente, sigue siendo esta su apuesta.
Ha dicho que hemos recuperado la confianza de los socios. ¿De qué socios? ¿De los diez países de la Unión de los Veintisiete que están pasándolo igual de mal que nosotros? ¿De qué socios? ¿De los del Centro de Europa y de los del Norte que nos piden más? ¿De qué socios estamos hablando? Hoy día la Unión Europea está totalmente despistada respecto a qué hacer, y la única realidad que existe es entre las peticiones de los países acreedores y las obligaciones de los países deudores, porque entre sus fracasos y los fracasos de su Gobierno está no haber sabido impulsar un frente común de los países del sur de Europa y los países deudores para hacer frente a los acreedores. Evidentemente, el problema del déficit y la deuda es un problema para todos, pero el problema era en qué ritmo, en qué plazos, en qué tiempo reducíamos el déficit y en qué ritmo y en qué plazos nos desendeudábamos. Lamentablemente, ahora se reconoce por parte de la Unión Europea el 2016. Ya lo pedía hace mucho tiempo la Confederación Europea de Sindicatos. Hemos perdido tres años, con los ajustes que esto ha representado, con todo lo que se ha perdido en cuanto a la posibilidad de tener recursos para el relanzamiento económico por parte de unas políticas, insisto, fracasadas y solo fruto de la ideología.
Para ustedes no ha habido sociedad, solo problemas económicos. Hay que cuadrar los números, dice el señor Montoro, cuando de lo que se trata es de cuadrar las personas. Y esto nos ha llevado a ir encadenando una situación de 6,2 millones de parados. Los parados de larga duración suben un 21% y afecta a todos los sectores, ya no como principio, que fundamentalmente afectaba a la construcción, un 50%, y a aquellas comunidades autónomas más ligadas al ladrillo. Ahora no, ahora estamos hablando ya de todas las comunidades autónomas, a excepción de La Rioja, con estos cien puestos de trabajo creados; de un 57% de paro juvenil; casi 2 millones de familias sin ningún tipo de ingreso; una cobertura de desempleo del 63%; 280 desahucios diarios de media y la pobreza del 27%. Este es el encadenamiento, el coste social que ha representado la política de recortes, que ha representado esta fracasada política, que no ha tenido en cuenta que si no hay un cambio de políticas económicas, si no hay crecimiento económico, difícilmente habrá empleo y si no hay empleo, seguiremos en esta espiral de pobreza.

El paro hoy es una enfermedad endémica de nuestra economía. Después de 16 meses de Gobierno y de 14 meses de la reforma laboral, los datos de la EPA confirman la historia de un fracaso anunciado.  En todo este debate voy a intentar no entrar en polémica en relación con arcanos misteriosos de comparaciones respecto a trimestres de lo que era el 2007, el 2008 y el 2012. Esto tanto me da, esto se lo dejo a usted para disfrazar la realidad. A mí lo que me preocupa realmente son los datos concretos, absolutos, que confirman que se ha destruido empleo, que crece el desempleo, que crece la precariedad, que sigue la dualidad, que han bajado los salarios, que se incrementan los despidos, que el sufrimiento social, en definitiva, ha crecido. No hay nada más irritante, más frustrante para una sociedad que ver que todo este esfuerzo, todo este sacrificio no está sirviendo para nada. Si después de 16 meses o después de 5 años de crisis hubiésemos podido decir a la gente que todo esto ha servido para poder relanzar la economía, a lo mejor hubiéramos dicho que se podían haber repartido más los sacrificios, etcétera, pero a lo mejor hubiera valido la pena. Pero es que todo este esfuerzo, todo este sacrificio no está sirviendo para nada.
Estamos frente a una sociedad extenuada en lo político y en lo económico. En lo económico por las cifras y en lo político porque el nivel de descrédito que ya nos afecta a todos, empezando por ustedes, empieza a ser preocupante, empieza a ser preocupante la situación de nuestra democracia, de las instituciones y de la política por el nivel de descrédito que estamos consiguiendo dado que no estamos resolviendo nada de nada, y los principales responsables son los que hoy tienen mayoría absoluta y gobiernan el Estado.

Usted, señora Báñez, ha pasado de la  euforia máxima al inicio de la legislatura –usted es tan expresiva, es la verdad, usa tantos calificativos que dan expresividad a todo lo que ha ido diciendo- cuando iba a resolverlo todo, a crear empleo, lo pasa a evitar destrucción de empleo y ahora ya se resigna a taponar la hemorragia. Pero el problema es que los instrumentos que usted utiliza para taponar la hemorragia no son los adecuados vista la realidad. En primer lugar, no aciertan en ninguna de sus previsiones. Ahora ha habido un cambio. Hasta ahora iban a la baja para que después la realidad les desmintiera en negativo; ahora parece que van en negativo para ver si la realidad, si hay suerte, les desmiente en positivo.
Pero hablamos de lo que hasta hoy ha pasado: para el 2013, 19 centros de estudios privados, mas el Fondo Monetario, la OCDE y la Comisión Europea prevén datos cuya media era una caída del PIB del 1,5 y un paro del 26,7. Ustedes hicieron un presupuesto preveyendo una caída del PIB del 0,5 y un paro del 24,3 para el 2013. Es decir, estamos hablando de un presupuesto irreal, que no responde a ninguna base científica de nuestra economía. No solo estos presupuestos son irreales, sino que los de su ministerio son inservibles. La política de fomento del empleo decreció un 34,6% en 2013 respecto al 2012 y la política de desempleo disminuye un 6,3% en 2013 respecto al 2012. Una de las justificaciones que usted pone, su ministerio, el Gobierno, es por la propia evolución del ciclo económico en positivo. Esto es lo que justifica que las políticas de desempleo disminuyan un 6,3%. Que venga Santa Lucía y lo mire, porque la verdad es que esto es un absurdo.

Ahora nos hablan de que en 2014, sí. Hasta ahora era en 2013 quien más quien menos veía brotes verdes y ahora nos hablan del 2014. En 2014 hay gente que opina que vamos a crecer al 0,3 y siempre está el fantasioso del Gobierno que cree que vamos a subir al 1,4% del PIB. Las claves para el crecimiento, que son las que justificarían retomar la senda del crecimiento y a partir de aquí poder pensar en crear empleo, serían que el consumo privado mejore, que la inversión privada mejore y que las exportaciones crezcan en torno al 8%. ¿Por qué va a suceder? ¿Qué indica que el consumo privado va a mejorar en 2014, visto que la distribución de la rentas van a ser las que van a ser, que los salarios están disminuyendo y que el paro sigue en alza? ¿Por qué va a haber mayor demanda privada? ¿Por qué va a mejorar la inversión privada? ¿Por qué va a fluir el crédito? Esta es otra. Una de sus reformas estructurales es la del déficit, que no se ha cumplido, y la otra, la reforma financiera, nos la están haciendo desde fuera y está financiada desde fuera y lo que es peor, no fluye crédito y el poco que fluye a un precio carísimo.
¿Usted cree que las exportaciones van a crecer a un ritmo del 8%, cuando todos los países de nuestro entorno están con expectativas económicas bastante malas? Yo creo que no.
Ustedes fallaron en el diagnóstico de la crisis, han fallado en su tratamiento y han adoptado una actitud equivocada. Y cuando habla de consenso, de diálogo, la verdad es que es irritante, porque si alguien no habla, no dialoga y no consensua son ustedes. Sí, yo no sé lo que hacían los socialistas, ya les criticará después, ya que esa es su gran habilidad. Como no soy socialista, lo que sí le puedo decir es que ustedes de consenso, nada, porque en los presupuestos generales del Estado solo nos aprobaron tres enmiendas. Cada vez que hablan de diálogo, pienso que esta vez tampoco.  Ustedes creyeron que atajando el exceso de gasto público iban a resolver el problema. No han tenido ninguna política europea, como se decía antes, y no han repartido los sacrificios, no han protegido a los más débiles, no han apostado por un nuevo modelo productivo mediante el diálogo y el acuerdo con los agentes sociales y políticos. Por otra parte, no han tenido un relato ni propio ni compartido respecto a lo que es esta crisis económica. Es por ello que sus propuestas hoy en día –y luego haré referencia a ello- no ayudan, no sirven, no nos dan ni confianza ni seguridad.
Respecto a las pensiones y a la Seguridad Social –este es el problema de acumular seis peticiones de comparecencia en una y después de un año, no es que venga cada quince días-, creo que aquí tenemos dos problemas: uno, el del empleo, al que usted ha hecho referencia, y dos, un problema del que no hablamos pero que es una bomba de relojería para nuestra sociedad, y es la tasa de natalidad. La tasa de natalidad está cayendo. Esto comportará problemas estructurales gravísimos a medio y largo plazo; esto sí que no se corrige con tal o cual política o reforma, a no ser que empecemos a crear incentivos que permitan que las mujeres se vean en condiciones o con voluntad o con recursos para tener hijos. Porque con 1,3 hijos por mujer, cuando el óptimo es un 2,1, difícilmente vamos a conseguir hacer un sistema viable de futuro.

Señora Báñez, a grandes problemas, grandes aciertos. El problema es que yo creo que las políticas de este Gobierno no llegan a ningún tipo de acierto.
¿Cuál es el diagnóstico del mercado de trabajo que usted hace, que hace su Gobierno? Dice: los problemas de nuestro mercado de trabajo, su ineficiencia se basa en una pretendida rigidez, fruto de una excesiva regulación. Para mí, el problema fundamental del mercado de trabajo es la estructura de nuestro sistema productivo y esto es lo que explica lo del País Vasco respecto a España. Con el mismo marco regulatorio, en el País Vasco hay unos índices de paro o de ocupación y con el mismo marco regulatorio pasa todo lo contrario. De entrada, hay un diagnóstico erróneo respecto a lo que es la situación del mercado de trabajo.
En segundo lugar, usted tiene dos grandes instrumentos: las leyes y los presupuestos. No sé si será verdad o mentira, pero ustedes hicieron unas previsiones e hicieron unos presupuestos con una recesión del 0,5 y con un paro tres puntos por debajo y esto justificaba que las políticas de desempleo disminuyeran un 6,3 y usted también disminuyó las políticas de fomento del empleo un 34,6%. Es decir, su ministerio respecto a la principal prioridad que tiene este país, que es la lucha contra el paro, se desarmó con esos presupuestos.
En tercer lugar, ¿por qué vamos a crecer el 2014? Ojalá. Como acto de fe, ojalá. Creo que todo el mundo lo compartiría. ¿Por qué vamos a crecer? ¿Se va a disparar la demanda interna? ¿Por qué? ¿Fluirá el crédito? ¿Por qué? ¿Usted cree que las exportaciones van a seguir creciendo al ritmo que han crecido hasta ahora? ¿Por qué, si todo el escenario europeo y casi internacional es de desaceleración económica? Entonces, ¿por qué vamos a crecer el 2014? Yo creo que el principal defecto que tiene este Gobierno, entre muchos, es que no tiene un diagnóstico preciso de que hay que ir a un cambio de modelo productivo para crear una economía de calidad, que genere trabajo de calidad. Usted también nos habla de que la reforma laboral ha permitido la flexibilidad. Esta reforma laboral se está utilizando, tanto interna como externamente. Se despide, se rebajan salarios y se modifican las condiciones de trabajo y los horarios y todo ello, además, con toda una serie de artículos que desarman a los trabajadores.

Cuando usted me dice que está a favor del convenio de empresa, yo le digo que usted no ha negociado nunca un convenio por ninguna de las partes. Si un convenio de una gran empresa es un infierno, los convenios en las pymes o las microempresas son imposibles, porque allí no hay empresarios, hay amos. Esto es fácil de entender. Si tienes que negociar con un taller de 6 o 7 trabajadores, ¿qué negociación vas a hacer? Es por esto por lo que existen los convenios provinciales, para intentar crear una masa crítica que permita mejorar las condiciones de trabajo de esta gente. Y usted con su reforma laboral desarma a los trabajadores y desarma a los sindicatos, aparte de la campaña de deslegitimación de los sindicatos que han llevado a cabo.
Señora Báñez, creo que hemos hablado poco de Europa -no digo en esta comparecencia, sino en las Cortes-, que no hay un modelo europeo por parte del Gobierno bien enunciado, que hemos perdido tres años en lo que era posponer o alcanzar un ritmo de tiempo para el déficit que era del todo necesario. Hemos perdido desde el 2010 hasta ahora, ha perdido un año y medio el PSOE y un año y medio usted, un tiempo del todo necesario para poder liberar recursos para realzar la economía.

Con esto termino, señora presidenta. Hoy no hablamos del PSOE ni de las comunidades autónomas, hoy hablamos de su gestión, de la EPA, de estos 16 meses, que evidencian un fracaso económico y laboral. Lo que no puede ser es, frente a esa situación, que el presidente Rajoy pida paciencia, reitere sus políticas, que no nos llevan a ninguna parte, y exprese optimismo, que espero que no sea puro cinismo, sino puro optimismo fantasioso y reafirme a un equipo que hace aguas. Insisto, el país se mueve entre la desmoralización y la indignación: la desmoralización de todos aquellos sectores que están viendo que todos estos sacrificios son inútiles, no sirven para nada, y la indignación que hay frente a tanta inequidad. Yo formo parte de este segundo bloque.

Anuncios