“Financiación RTVE.”

Pregunta oral en pleno. Senado,20 de mayo de 2013.

Gràcies, senyor president.
Señor Ministro.

El actual modelo de financiación de RTVE, aprobado en agosto del 2009, no es el adecuado para garantizar un servicio público radiotelevisivo. Le daré cuatro datos, que seguro que usted ya conoce.
–          Estamos pendientes de una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión sobre la tasa que deben aportar los operadores de telecomunicaciones a la financiación de RTVE. El 2012 aportaron el 16’13% de los ingresos de RTVE.
–          Los ingresos provenientes de las empresas de telecomunicaciones y cadenas de televisión privadas cayeron casi un 27% el 2012 respecto el 2011.
–          No se ha presentado ni aprobado el contrato-programa que defina los objetivos de la corporación ni las aportaciones del estado.
–          El gobierno ha reducido, a ciegas al no disponer del contrato-programa, sus aportaciones a la Corporación en un 53’46% del 2011 al 2013.

Con esta realidad se entiende la afirmación del presidente de la Corporación de RTVE, cuando dijo el pasado mes de marzo que “el actual modelo no aporta ni estabilidad ni permanencia duradera a la financiación de RTVE”. Afirmación que yo comparto.

La pregunta, señor Montoro, es si el gobierno piensa exigir la presentación del contrato-programa, replantearse el actual modelo de financiación y con qué criterios, y si contempla la vuelta a la publicidad en TVE.

(Réplica)
El actual modelo adolece de un defecto fundamental, la corporación solo puede desarrollar una política de gastos, no de ingresos.
Su estabilidad en la financiación no se puede garantizar, ya que depende de terceros, por no hablar de que estamos pendientes de una decisión judicial europea.
Sus esfuerzos en calidad y mejora de su programación, de su oferta televisiva, no redunda en mayores ingresos. Para mí, este es el gran defecto de fondo del actual modelo de financiación de RTVE.

Por otra parte, y esto ya no es culpa de la ley, sino de su incumplimiento, la no existencia de un contrato-programa impide el desarrollo de estrategias a medio y largo plazo para RTVE.
Señor ministro, revisemos y actualicemos el mandato-marco, aprueben un contrato-programa acompañado de los compromisos presupuestarios que garanticen la viabilidad de RTVE como servicio público y plantéense sino sería mejor que TVE volviera a emitir publicidad, aunque fuera con limitaciones.
Las privadas se oponen. Los anunciantes la reclaman.

Oponerse a la publicidad en TVE no garantiza más anuncios en las privadas, la experiencia lo demuestra. Y le daré dos razones:

La publicidad tiene en cada cadena unos límites temporales, marcados por ley y unas preferencias horarias.
La mayor o menor publicidad depende fundamentalmente de la audiencia, no del número de canales que la emitan.

Señor Montoro, su empeño en televisión no solo pueden ser recortes, control y manipulación informativa. Defienda el servicio público, en primer lugar garantizando su viabilidad económica y en segundo lugar salvaguardando su calidad, rigor, independencia y profesionalidad.

Anuncios