“Proyecto de ley de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.”

La ley de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la competencia, es una de las leyes más agresivas que este gobierno ha aprobado. En ella se da un paso de gigante en la desregulación de los mercados y a favor de los oligopolios que operan en sectores clave de nuestra economía. Lamentablemente es una ley y en la que su debate ha pasado sin pena ni gloria. En Catalunya ha habido más preocupación por la permanencia o no de una subsede en Barcelona, que no digo que no tenga su importancia, que por los contenidos del conjunto de la ley, otra grave contrarreforma llevada a cabo por la actual mayoría del PP. En el siguiente texto está la explicación de la oposición del senador Saura y mía a este proyecto de ley.

Intervención al veto sobre este proyecto de ley.
Pleno del Senado, 21-05-2013.

Gràcies, señor President.
Señorías.

Quisiera empezar mi intervención de justificación del veto presentado por el senador Joan Saura y yo mismo, en representación de Iniciativa per Catalunya Verds, afirmando que en España, vista la experiencia, hay mucho que mejorar de nuestros organismo reguladores, pero una cosa es mejorar y racionalizar, y otra cosa es este proyecto de ley.
La crisis actual nos enseña que en los países en los que han funcionado bien  los organismos reguladores independientes, los costes de la misma han sido menores.
Las razones esgrimidas por el gobierno para justificar este proyecto de ley se pueden resumir en 6 puntos:
–          La reforma supone mercados más eficientes y competitivos.
–          Objetivos de austeridad, profesionalidad y mejora de la intervención pública en los sectores afectados.
–          Mejorar y ahorrar en la gestión, evitar duplicidades y competencias que se solapan.
–          Atajar con la proliferación excesiva de organismos reguladores. Permítanme una observación sobre el interés gubernamental respecto a los reguladores independientes; de los siete que se quieren agrupar, solo funcionan tres.
–          Fallos de coordinación.
–          Reducción de 7 a 1 los organismos vinculados con la supervisión de productos y servicios.

¿Responden las propuestas del proyecto de ley a los objetivos declarados por el gobierno? No, para nada. Se da una contradicción total entre lo que se declara y lo que se propone.

Siete son las principales razones que justifican este veto.

1ª Pérdida de independencia y autonomía.
La normativa comunitaria avala que las autoridades reguladoras tengan un elevado grado de independencia y autonomía, tanto a nivel financiero como funcional. Que estén libres de posibles presiones de los gobiernos y de las empresas para que puedan realizar sus funciones desde criterios puramente técnicos y así garantizar una regulación eficaz. Regulación que tiene como principal objetivo el velar por el adecuado funcionamiento del sector económico regulado para garantizar la efectiva disponibilidad y prestación de unos servicios competitivos y de alta calidad en beneficio de los consumidores y usuarios y del mercado. Para todo esto deben disponer de las competencias necesarias.
Con su propuesta, el gobierno del PP introduce elementos de interferencia en las tares regulatorias del nuevo operador y en su funcionamiento interno, lo que entra en clara contradicción con las directivas europeas.

¿Por qué el senador Saura y yo creemos que perderá independencia y autonomía la futura Comisión?
En primer lugar, y es un hecho insólito en Europa, se transfieren al gobierno funciones esenciales para la regulación efectiva de los mercados. Se nos plantea con este proyecto de ley una regubernamentalización, insisto hecho inédito en La Unión.

Ustedes plantean hacer depender determinadas cuestiones de la acción e información del gobierno los trabajos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Como por ejemplo la gestión del registro de operadores.
También proponen que sea el gobierno quien nombre los directores generales, lo que puede llegar a vulnerar gravemente el principio de independencia en la instrucción de los expedientes, como advierte el Consejo de Estado.

Se pierden competencias que son devueltas al gobierno, al revés de lo que pasa en Europa.
Pero también se pierde autonomía funcional:
–          El nuevo regulador dependerá del gobierno en cuestión de financiación.
–          No se deja la competencia de tasas en la Comisión.
–          El gobierno aprobará el estatuto orgánico. No se acepta que sea el propio organismo quien desarrolle el reglamento interno.
–          Limitaciones en la decisión de la estructura organizativa.
–          Reserva de puestos y funciones para personal dependiente del gobierno.

Otra cuestión, no menor para el buen trabajo del regulador, es la separación de los problemas de los usuarios y consumidores del proceso regulatorio, al transferir al gobierno la protección de los usuarios. El gobierno no solo desaprovecha la reforma para colocar al usuario y consumidor en el centro de la regulación sectorial, dando a la nueva Comisión las competencias de relación con los usuarios, sino que por el contrario sustrae aquellas que en la actualidad desarrollan algunos de los reguladores.

Dispondrá la nueva comisión de todos los mecanismos e instrumentos para realizar de forma eficaz y eficiente sus tareas regulatorias? No. Nace un nuevo órgano menos independiente y con menores competencias. Esta es su reforma o mejor dicho contra-reforma.

2ª razón ¿La reducción de los actuales siete organismos a uno, mejorará las tareas de regulación o las empeorará? Las empeorará, seguro.
Señorías es imposible, del todo imposible, que las 10 personas que van a integrar el nuevo Consejo puedan decidir sobre cuestiones tan complejas, tan especializadas y dispares como: competencia, energía, telecomunicaciones, audiovisual, transporte aéreo y transporte ferroviario. Lo que les digo es de sentido común.
Señorías, una cosa es hacer converger en un único órgano la regulación de sectores que tienen aspectos en común y otra cosa es crear esta especie de comisión cajón de sastre de la regulación. ¿Garantizará mayor coordinación? No, garantizará mayor ineficiencia.

3r argumento. Con esta propuesta se reducirán costes, nos dice el ministro de Guindos. Y más en estos momentos de austeridad. El gobierno calcula en un 10% el ahorro.
Primer problema ¿seguiremos disponiendo de las tasas específicas que hasta el momento pagan telecos y eléctricas? La directiva europea establece con claridad que las tasas administrativas solo pueden ir destinadas a; “cubrir en total solamente los gastos administrativos que ocasionen la gestión, el control y la ejecución del régimen de autorización general”. Con el retorno de determinadas tareas al gobierno ¿qué será regulación y qué no lo será? ¿Cómo cumpliremos con el restringido marco legal que permite la financiación independiente de los reguladores?
Con todo, lo que más nos preocupa al senador Saura y a mí son los costes que tendrá para usuarios y consumidores la centralización mal diseñada y limitada del nuevo organismo de regulación.

4º argumento. La transición al nuevo regulador.
La experiencia del traslado de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones de Madrid a Barcelona en 2005 evidenció defectos que produjeron una parálisis de la actividad reguladora con efectos negativos para el mercado. Esta experiencia debería ser una advertencia para no realizar todo lo que propone el proyecto de ley. Es por ello que opinamos que, en vez de empezar a mover competencias y personal de un lado para otro, lo que deberíamos hacer es el traspaso integral del conjunto de competencias actualmente ejercidas por los organismos existentes, para que sigan siendo ejercidas por la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia.

5ª razón. Modelos comparados.
Lo más común en la Unión Europea es la existencia de un regulador energético, otro en materia de telecomunicaciones y una autoridad de la competencia. Este patrón lo siguen 22 de los 27 miembros. Y hasta el momento era el patrón del modelo español desde los años noventa. El segundo modelo es de un único regulador sectorial mas una autoridad de la competencia. Este modelo es el de Alemania, Luxemburgo y Letonia. Para quien tenga tentaciones de encubrirse con el modelo alemán, ya quisiéramos nosotros disponer del organismo regulador sectorial más fuerte de Europa como es el alemán.
Solo en Estonia, Holanda, es diferente, existe una única autoridad que engloba a la autoridad de la competencia con los reguladores sectoriales.
¡Señorías, nuestra apuesta es Estonia!

6ª razón.Este proyecto de ley ha recibido duras críticas de las autoridades europeas, y a pesar de las enmiendas transaccionales aprobadas en el Congreso que limitada y parcialmente mejoran algunos de los aspectos más controvertidos, no creemos que no sea recurrido por la Comisión Europea. El núcleo principal de las preocupaciones de las autoridades de Bruselas coincide con los argumentos de este veto:
–          Independencia de los órganos de dirección.
–          Financiación.
–          Y transferencia de competencias de los reguladores al gobierno.

Y el séptimo y último argumento es la falta de diálogo y acuerdo, de lo que una vez más ha hecho gala el gobierno del Partido Popular.

Este proyecto de ley ha sido criticado por el Consejo de Estado.FEDEA, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, lo ha criticado.
Su proyecto también ha recibido las críticas del BEREC, el organismo que agrupa a los reguladores europeos. Del mundo académico y universitario. Por no repetirme con las críticas de la Comisión europea.

Señorías, voy terminando, no nos podemos llevar a engaño. Con esta propuesta que recoge el proyecto de ley avanzaremos hacia una regulación más ineficaz, o dicho de otro modo hacia una mayor desregulación. ¿Es este el objetivo? No me extrañaría que este fuera el objetivo real, ya que entraría de lleno en la lógica neoliberal de sus políticas económicas, no poner ningún impedimento al mercado y todo al servicio de los mercados y sus intereses, olvidando una vez más a usuarios y consumidores, a los ciudadanos.
Por todas estas razones les pido el voto a este veto.

Anuncios