“Reforma mercado laboral y pacto para el empleo.”

Intervención en el Pleno del Senado, 8 de octubre de 2013

Moción por la que se insta al Gobierno a derogar la Ley 3/2012, de 6 de julio, de Medidas Urgentes para la Reforma delMercado Laboral, así como a acordar un Pacto de Estado para el Empleo.

Gràcies, señor president.
Señorías, esta moción es consecuencia de la interpelación que realicé en el pasado Pleno a la señora ministra de Empleo y Seguridad Social, y tiene solo dos objetivos principales:
el primero, derogar la reforma laboral; y, el segundo, acordar un gran pacto de Estado a favor del empleo y para salir de la crisis.

¿Por qué derogar la reforma laboral? Señorías, a estas alturas ya ha quedado suficientemente demostrado que la reforma laboral del Partido Popular constituye una herramienta voraz de destrucción de empleo y de precarización de las relaciones laborales.
Ya dije en el debate de la interpelación que no voy a entrar en discusiones sobre cifras retorcidas y manipuladas pero, permítanme ―para justificar mi anterior afirmación― que les dé un dato, una opinión y que haga un sarcasmo.

El dato se centra en que, en el segundo trimestre de 2012, el 95,2% de los puestos de trabajo que se destruían se traducían en desempleo, en paro.
En el segundo trimestre de 2013, primer aniversario de la ley, solo el 45,8% se transforma en paro. ¿Cómo se explica? Por el efecto renuncia de muchas personas que pierden toda esperanza de encontrar empleo y no se apuntan a las oficinas de empleo, efecto que explica la caída de la tasa de crecimiento anual del paro, que ha pasado del 17,85% en 2012, al 5% en el mismo periodo de 2013.

Una opinión, señorías. No es lo mismo un menor empeoramiento que una mejora sustantiva. Ustedes han presentado un escuálido dato con los 31 parados menos del mes de agosto como el fin de la crisis. Eso no se lo cree nadie. Y un sarcasmo. Después de escuchar a la ministra esta tarde. Vayan y díganles a los 25 000 parados más del mes de septiembre, que deben verse como una victoria en la lucha contra el paro. Solo que la respuesta no será nada amable. La realidad es que se sigue destruyendo empleo, y el de mejor calidad. El indefinido a tiempo completo y el empleo público.

Otros efectos negativos de la reforma laboral del PP. Casi cuatro millones de personas no ingresan ningún tipo de prestación por desempleo. Especialmente, las mujeres. Su tasa de protección es diez puntos inferior a la de los hombres. En 2013 los despidos colectivos por expedientes de regulación de empleo han crecido un 6,4%. Desde que ustedes gobiernan, los salarios han caído un 7%. Los beneficios empresariales han crecido un 7,1%. Eso es el presente, pero dejan para el futuro marcos laborales marcados por la precariedad, la desregulación y el poder unilateral del empresario en las relaciones laborales.

Es, por ello, imprescindible derogar esta reforma laboral y abrir un amplio e inclusivo diálogo social. Y este es el segundo punto de la moción. La peor crisis que hemos sufrido, que dejará una generación sin presente y sin futuro, ustedes la han descargado, fundamentalmente, a las espaldas de la clase trabajadora y de las capas populares y medias. Los que no tenían ni tienen ninguna responsabilidad en la gestación de esta crisis son sus principales víctimas, y con el rescate de sus principales responsables, los bancos. Les parecerá demagogia, pero es la dura realidad. Si no, pregúnteles a las familias de los desahuciados. Los sacrificios no se han repartido soportando más los que más tienen. Todo lo contrario. Y esto ha sido así porque ustedes lo han querido. No todos han sido convocados y escuchados para encontrar respuestas a la crisis. Me refiero a los representantes de los trabajadores. Hay que recuperar el diálogo, convocar al conjunto de la sociedad, a los agentes sociales, a los ayuntamientos, a las comunidades autónomas, a los partidos políticos. En definitiva, hacer lo contrario que ha hecho este Gobierno.

Creo que es importante que ustedes vuelvan a la realidad, a la que les explican los agentes sociales, el Banco de España, el Fondo Monetario Internacional y la práctica totalidad de los partidos de la oposición. Esta reforma laboral, señorías, no sirve. No está sirviendo para ninguno de los objetivos con los que se justificó. La crisis, de la que también son responsables, señorías del PP, nos ha hecho más pobres. Sus políticas, más desiguales. Desigualdad que alcanza magnitudes muy preocupantes y con efectos muy perversos. La desigualdad hace a las economías de mercado más volátiles e inestables. ¿Por qué? Porque reduce el consumo de amplios sectores sociales y sin consumo de masas el sistema capitalista no funciona bien. La desigualdad paraliza a la sociedad. Es un caldo de cultivo de todo tipo de populismos. Corrompe los sentimientos morales y los fundamentos éticos sobre los que deben fundamentarse nuestras sociedades.

Ustedes, el Partido Popular y su Gobierno, que  han dicho que para ganar competitividad había que pensar en la devaluación interna,  y evidentemente la reforma laboral es uno de los principales instrumentos de esta devaluación interna, deben ser conscientes de cuál es el mensaje que lanzan al pueblo español. Ustedes le dicen a la sociedad que la competitividad, que es la que tiene que permitir el progreso económico, se funda en el desempleo, en los recortes de los salarios y de las condiciones de trabajo. Ese es su mensaje. Esta es su reforma laboral. Para ustedes trabajo de calidad, salarios dignos, un mercado de trabajo regulado y derechos laborales son impedimentos para dicha competitividad. Creo que este Gobierno se ha equivocado.
El problema era fundamentalmente, y lo sigue siendo, la productividad.