9 de diciembre.

Cojo el AVE para asistir al pleno desde Barcelona, billete número 7594000491557.

A las 12 horas se reúne el grupo parlamentario para dar un último repaso al orden del día del Pleno. A las 11.30 h estaba convocada reunión de Mesa y portavoces de la Comisión Mixta de RTVE en el Congreso. Hablo con el presidente de la Comisión Mixta de RTVE, diputado Sr. Barreda, que me explica que la reunión es para valorar la tramitación de una serie de mociones pendientes. Prefiero asistir a la reunión de grupo para ver los nuevos sistemas de votación de las enmiendas a los PGE-2015.

A las 16 h se inicia el pleno del Senado con la tramitación de una serie de mociones consecuencia de interpelaciones y mociones. ¿Qué diferencia hay entre ellas?

Las mociones consecuencia de interpelación, como ya habrá adivinado el sagaz lector o la sagaz lectora, vienen precedidas de una interpelación que un parlamentario o una parlamentaria realiza a un o una miembro del gobierno sobre alguna cuestión que crea conveniente. Se abre un debate en el pleno de 15 minutos de exposición por parte del o de la interpelante, el mismo tiempo que tiene el ministro o la ministra para responder. Hay un segundo turno de 5 minutos para ambas partes, y el gobierno realiza la última intervención. Fruto del debate, el senador o la senadora puede presentar en el plazo de 24 horas una moción con una serie de propuestas sobre la cuestión debatida. Esta moción se discute y se vota en el pleno siguiente. Aquí ya no participa el gobierno, solo portavoces designados por cada grupo. Si se aprueba, se remite al gobierno. Las mociones se consideran medidas de impulso a la acción del gobierno. Por experiencia, sé que la inmensa mayoría de las aprobadas duerme el sueño de los justos en los cajones de los ministerios. Una moción, sin más, es lo mismo sin debate previo con el gobierno, se discute directamente en el pleno o también puede presentarse en comisión.

 

Anuncios