Día 10 de diciembre.

A las 9 horas se reinicia el Pleno. Hay rumores de que quieren terminarlo hoy, lo que representará un fuerte pressing para los grupos pequeños. La única manera de terminar hoy es no parar para el almuerzo. Hoy no como.

Dicho y hecho: poco después de las 14 horas se inicia la tramitación del Proyecto de Ley de reforma del régimen jurídico de las Mutuas de Accidentes Laborales y Enfermedades Profesionales, una ley muy importante.

Estampida para ir al comedor del Senado. El precio del menú para los senadores y las senadoras es de 13 euros. ¿Precio de las “copas”? No lo sé. No creo que sea oportuno servir y tomar copas en un centro de trabajo, ni los senadores y las senadoras ni los empleados y las empleadas.

Iniciamos el debate de los vetos en un hemiciclo que parece un erial. La atención mediática es nula. Cuando intervienes sabes que a duras penas lo haces para el resto de senadores y senadoras presentes. Siempre te queda el consuelo de que el Diario de Sesiones del Senado legará a la posteridad tus opiniones. Finalizado el debate sobre los vetos, se inicia la defensa de las enmiendas parciales, y finaliza el debate con un último turno de portavoces. Menudo papelón el de CiU, PNV y UPN, que se han comportado en esta Ley como verdaderos representantes de los intereses de las grandes mutuas y sus directivos. La Ley sale peor del Senado que del Congreso. La votamos en contra. Cuelgo en mi blog la defensa del veto que presenté en representación de ICV.

La tramitación del segundo Proyecto de Ley sobre ingresos y liquidación de cuotas de la Seguridad Social es más ligera. Es una ley técnica aunque importante, con un amplio acuerdo en su tramitación en el Congreso. Voto favorable.

Anuncios