Día 5 de diciembre.

Me reúno otra vez con Joan Coscubiela, para analizar los acuerdos de la pasada Comisión de Empleo sobre el proyecto de Ley que reforma el régimen jurídico de las mutuas. Esta es una ley importante, que afecta a la calidad de vida de los trabajadores y las trabajadoras, a su salud. Será un debate sobre público-privado, sobre la mercantilización y privatización o no de prestaciones públicas. En la comisión se aprueban dos transaccionales muy preocupantes. La primera, a partir de enmiendas de CiU, PNV y UPN, que rompe con los límites en las retribuciones de los directores gerentes de las mutuas y resto de cargos ejecutivos, aprobados en el Congreso. La segunda…

El papel de los lobbies se explica con facilidad en la tramitación de esta Ley. En el Congreso se consiguieron avances en el control de la mutuas, no hay que olvidar que viven fundamentalmente de los casi 10.000 millones de euros que la Tesorería de la Seguridad Social les paga cada año para la gestión de sus ámbitos de actuación. Las mutuas están en España patrimonializadas por sus gestores, se suceden los escándalos y la mala gestión en algunas, y en casi todas los sueldos de sus gestores son desorbitados. Alarmados por los acuerdos del Congreso, ¿qué hacen los lobbies? Dirigirse a CiU, PNV y en este caso también a UPN para que presenten enmiendas contrarias a estos acuerdos y presionar al PP. Por lo que veo, lo han conseguido. Una vez más, nuestras derechas, nacionalistas o españolistas, cierran filas en la defensa de los intereses de las élites.

Decidimos endurecer el veto al proyecto de Ley.

Anuncios