Día 27 de enero.

Hoy se conmemora en el Senado, bajo la presidencia del rey Felipe VI, el “DÍA OFICIAL DE LA MEMORIA DEL HOLOCAUSTO Y LA PREVENCIÓN DE LOS CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD”. En 2015 se cumple el 70 aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Bikernau por tropas del Ejército Rojo. Un acto sobrio y emotivo, en el que el Rey recordó en su intervención a los republicanos españoles que murieron y penaron en los campos de exterminio nazis. Me hubiera indignado que no se les citara.

Conmemorar el Holocausto, denunciar el antisemitismo aún presente en nuestras sociedades, es justo y necesario. A lo que me niego es a la asociación interesada de que criticar las políticas del Estado de Israel con el pueblo palestino es una expresión de antisemitismo. Ni el sufrimiento del pueblo judío ni la lacra del antisemitismo justifican la opresión del pueblo de Palestina.

En distintas intervenciones se habló del “mal”, de la maldad absoluta presente en el genocidio de los judíos en Europa. Recomiendo releer o leer el libro de Hannah Arendt “Eichmann en Jerusalén. Un informe sobre la banalidad del mal”.

Se inicia el peregrinaje de la familia Pujol por los juzgados.

Voy y vuelvo en el mismo día. Billetes números 7162700509795 y 7401600511935.

Anuncios