En defensa de Juan Carlos Monedero (publicado el 12-02-2015 en el diario Público.es)

Casi seguro que en pocos meses mi partido, ICV, competirá con Podemos/Podem en Catalunya. Parecería que lo más lógico para un político con mi larga experiencia sería callar y que Podemos y sus dirigentes aguantaran la guerra de desgaste iniciada contra ellos desde que se han ido publicando encuestas que señalan su inmenso tirón electoral. Sería lo más conveniente políticamente pero en mi caso sería indecente no escribir este artículo. No conozco a ningún dirigente de Podemos. Saludé brevemente a Pablo Iglesias en Galicia hace unos años y del resto de miembros del núcleo dirigente no conozco a nadie excepto a Juan Carlos Monedero. A este sí, lo conozco desde hace años y hemos compartido muchas horas de charla, comidas, cenas y viajes. Puedo afirmar que lo conozco lo suficiente como para poner la mano en el fuego por él. Monedero es un ciudadano honrado y un político decente. Tiene sus defectos pero entre ellos no está el de la pillería fiscal. La campaña de descrédito que está sufriendo es una expresión de la bajeza y la sordidez en que está instalada la política real de este país.

Me indigna que por muchas explicaciones que se den para justificar el origen y gestión de sus ingresos y ahorros para muchos medios y partidos no solo sean insatisfactorias sino que sean palancas para seguir denigrando la honorabilidad de Juan Carlos Monedero, y créanme este es su único patrimonio real, su dignidad. Asesorar al gobierno de Hugo Chávez no es ninguna indecencia, como tampoco lo es asesorar a otros gobiernos de izquierdas de América Latina integrados en la Alianza del ALBA. Cobrar determinados emolumentos puede parecer mucho o poco pero no es criticable. Pagar a Hacienda tampoco es negativo.  A estas alturas todo el mundo sabe que ha cobrado, de quien ha cobrado, lo que ha pagado a Hacienda y lo que le queda en sus cartillas bancarias. Solo que el resto de políticos hiciéramos lo mismo la política seria más transparente y limpia.

Lo que no puede ser bajo ningún concepto es que exijamos a Monedero que desnude públicamente sus finanzas y cuando lo hace se ponga en cuestión su decencia. Esto no es justo, es inmoral. Con el juego sucio no van a poder parar a Podemos, esto hoy por hoy, indican los estudios de opinión. Lo único que pueden conseguir es destrozar a una persona sin razón alguna y esto me subleva. Hoy es fácil dañar la imagen de un político. De entrada la opinión pública desconfía del político, si a esto le añadimos campañas orquestadas por determinados partidos y medios de comunicación a partir de la tergiversación de datos, como la que sufre Juan Carlos Monedero, el daño ya está hecho. Se siembra la duda entre una ciudadanía desconfiada con la política y los políticos, razones no le faltan. Se arroja sobre la nueva víctima todo lo que acumula la política española de corrupción, de ahí la afirmación de los portavoces del PP de que Monedero es el Bárcenas de Podemos. No hay límites para los  corruptos de verdad. Su estrategia es la de la homologación, la de corruptos hay en todas partes. En el caso de Monedero es mentira.

Lo único que pretendo con estas líneas es que el daño personal no sea irreparable. El daño político ya se apañará Podemos en resolverlo.

Anuncios