Día 22 de febrero. Grecia.

Sigo con interés y preocupación las negociaciones entre la Unión Europea y El nuevo gobierno griego de Syriza. Cada vez estoy más convencido de que el interés de la Troika, Alemania y sus secuaces, no es cobrar lo adeudado por Grecia sino doblegar a su gobierno que osa plantar cara a las políticas de austeridad. Me avergüenza el papel del gobierno español ejerciendo de mamporrero de la Merkel. Me preocupa que la izquierda política y social europea no se comprometa al lado del pueblo griego. La batalla no es entre Grecia y los representantes políticos de los “mercados”. La batalla es entre las clases medias y trabajadoras europeas y los poderosos. Si Grecia pierde, habremos perdido todos.

Anuncios