Día 24 de febrero. Verds d’Andorra.

Participo en la campaña electoral de Andorra dando apoyo a la candidatura de la coalición “Junts”, integrada por PSA, Verds, Iniciativa Ciutadana e independientes. He participado de la mano de Els Verds d’Andorra, partido hermano, encuadrado en el Partido Verde Europeo.

Los Verdes andorranos son un partido de reciente fundación, en 2003, y muy activo desde sus inicios. Un partido que se reconoce de la corriente ecosocialista o de la izquierda verde. Una organización que actúa en una realidad política, como la andorrana, muy complicada. Andorra es un país que cuenta con una reciente Constitución, y está tutelado por dos copríncipes, que son quienes firman las leyes aprobadas por su parlamento. En el caso del copríncipe francés, el presidente de la República Francesa, ningún problema. Donde sí lo hay es por parte del otro copríncipe, el obispo de la Seu d’Urgell, que no firmó la ley del divorcio y ha amenazado con oponerse a una posible ley del aborto. La Iglesia, como siempre, entrometiéndose en la soberanía de un parlamento. Andorra es un pequeño país de casi 80.000 habitantes, de los que solo pueden votar una cuarta parte; el resto, al no tener la nacionalidad andorrana, no pueden. Se precisan 20 años de residencia para optar a la ciudadanía. Es también un país con un sistema financiero, 20% de su PIB, poco transparente. Con pocos derechos civiles, sociales y laborales. Y con un territorio muy castigado. Els Verds y la coalición “Junts”, a los que deseo mucha suerte, tienen mucho trabajo por delante. Estuvo nevando todo el día.

Anuncios