Día 22 de marzo: Elecciones andaluzas.

Como “cocinillas” progreso adecuadamente.

Hoy se vota en Andalucía. Alrededor de las 22h los resultados electorales ya son inamovibles. Gana PSOE con los mismos escaños que el 2012 y unos 120.000 votos menos. PP pierde 17 escaños y unos 500.000 votos. IU cae en 5 diputados y unos 165.000 votos. Irrumpen Podemos con 15 diputados y 590.000 votos y Ciudadanos con 9 escaños y 368.000 votos. La victoria del PSOE es sobre todo por el batacazo del PP. A diferencia del 2012, el PP ni ha vencido en las elecciones ni es alternativa de nada con estos resultados. Una derrota que sí que tiene lectura estatal dada la implicación de Mariano Rajoy en la campaña andaluza. Con Podemos pasa algo muy habitual en la política, que es el valorar los resultados según las expectativas creadas y no según la realidad. Los 15 diputados y diputadas obtenidos por Podemos, que se presentaba por primera vez a una elecciones al Parlamento andaluz, son un gran resultado a todas luces, menos para ellos que se esperaban más. Ciudadanos, para algunos el Podemos de la derecha, es otro fenómeno curioso. En pocas semanas ha conseguido 9 escaños en Andalucía y está presente y con fuerza en todas las encuestas que se publican. UPyD desparece.

IU pierde mucho voto pero para mí lo peor es que pierde discurso. Oír a los dirigentes de IU explicar el fuerte retroceso padecido como consecuencia de haber participado en el gobierno de Andalucía es una afirmación cargada de ideologismo. Si se cumplen los pronósticos electorales de las encuestas publicadas y IU también retrocede en las próximas elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo ¿Qué dirán? ¿cómo lo explicarán?

Los resultados de Andalucía, sin ser extrapolables, sí que indican varias cuestiones. Son un balón de oxígeno para el PSOE. Advierten al PP de su declive electoral. También son un aviso para IU. Y confirman la irrupción de los nuevos fenómenos políticos como son Podemos y Ciudadanos. El bipartidismo sigue fuerte.

Anuncios