Día 28 de marzo. Consell nacional d’ICV. Pactar o confluir.

Hoy se reúne el Consell Nacional. A pesar de fastidiar un sábado por la mañana, son las reuniones del Consell las que más disfruto. La cantidad y diversidad de cuadros políticos que asisten a las reuniones del Consell permite que sea el ámbito donde mejor se puede conocer el pulso interno del partido. Suelo intervenir en casi todas la reuniones del Consell Nacional. Mejor dicho, y en aras de la verdad, intervengo en todas. En esta reunión quise decir lo siguiente: -Lo de quise es porque al tener un tiempo tasado de 3’ (el tiempo para hacer un huevo pasado por agua), aunque siempre te dan de más, muchas cosas se quedaron en el tintero-

Yendo a la intervención releo mis notas y me doy cuenta que hasta le puse un titular a la misma; Pactar o confluir. Llamadme pomposo pero es así.
“Solo podremos valorar bien el juego de alianzas, complejo y diverso, que estamos realizando para las próximas elecciones municipales del 24 de mayo, si atendemos a los profundos cambios que está sufriendo el sistema de partidos políticos catalán. Es en Catalunya donde se produce una mayor aparición de nuevos protagonistas o el deslizamiento de otros hacia otras áreas. Catalunya sufre dos convulsiones: la compartida con el resto del estado de agotamiento del sistema político que surge de la transición; y una propia, la que produce el “procés”.

También ICV encara de forma distinta sus políticas de alianzas. Tenemos una larga tradición de pactos, creo que es una señal de inteligencia política. En algunos procesos electorales hemos realizado verdaderas obras de ingeniería contractual. Nuestros límites para acordar con otros partidos siempre han sido los mismos: coherencia programática, salir fortalecidos y preservar nuestra independencia. Pactar para ser más fuertes, sí. Pero si solo mediante acuerdos con otros puedes garantizar tu presencia institucional, tu proyecto político tiene poco sentido. Soy de los que cree que un partido sin espacio electoral propio no tiene sentido. Para estas elecciones municipales qué estamos haciendo; ¿pactar o confluir? Seguramente las dos cosas, depende del municipio. Pero en estas elecciones la lógica de fondo es distinta, la voluntad es confluir.

¿Confluir? Con este concepto definimos en nuestra última Asamblea Nacional, el proceso que nos debe permitir ensamblar lo que representa y expresa ICV con las nuevas energías sociales que han emergido fruto de las crisis de todo orden presentes. Algunos de estos sectores están detrás de siglas; Podemos/Podem, otras bajo liderazgos, BCNencomú, y otras están tan sólo. Estamos al inicio de un proceso que no será fácil, ni rápido, ni cómodo para ICV. Todo lo contrario, será duro y contradictorio. Un proceso que no solo depende de nuestra voluntad, depende también de la voluntad de otros.

¿Y si no se logra la confluencia? Mal. Lo importante es que no sea por nuestra culpa. Si no confluimos serán nuestros adversarios políticos. Si lo nuevo no es capaz o no tiene voluntad de engarzar con la cultura política que representa ICV, querrá decir o que son proyectos volátiles o que no son de izquierdas. Podrán  hacer, a corto plazo, daño  electoral, pero lo superaremos. Con todo soy optimista. Se avecinan grandes cambios en el sistema de partidos y nuestra responsabilidad es que la cultura política que representamos se incardine en la nueva realidad y esto nos exige una gran capacidad de renovación. Lo que pase con las siglas u otras cuestiones es lo de menos, lo fundamental es incorporar a los nuevos tiempos una cultura política que ni tan solo es solamente de ICV. Es la del PSUC, y antes que el de otros. Nuestra responsabilidad es dar continuidad a un hilo histórico que se remonta al nacimiento de los movimientos de emancipación de la clase obrera en Catalunya.

Todo apunta a que el futuro será más líquido, más incierto, con menos seguridades, más inestable. El tiempo en política ha cogido tal velocidad que lo que ayer parecía inimaginable, hoy es imprescindible. Todo envejece rápido. La globalización y su desgobierno hacen inaprensible la realidad. Las TIC lo aceleran y transforman todo. Y un largo etcétera de nuevos fenómenos. Todo cambia, nosotros también debemos hacerlo”.

Relato aproximado de lo que quise decir que repito no es lo que dije por apreturas de tiempo. Para información del lector es que en esta última reunión del Consell el tiempo se media con un reloj de arena, para modernos, nosotros.

Se informa al Consell de la creación de una corriente interna que agrupará a un sector de nuestros independentistas bajo el nombre de “Compromís per la Independència”. Bienvenidos.

Anuncios