Día 31 de marzo. Sense les dones els drets no són humans.

Este es el eslogan de “Dones amb Iniciativa” para conmemorar el 8 de marzo de 2015, Día de la mujer trabajadora, un eslogan que define con el máximo acierto las situaciones de opresión y vulnerabilidad que sufren las mujeres en España. Una vergüenza para todos, especialmente para los hombres. Formamos parte de una sociedad machista y patriarcal que es una fuente de violencia y desigualdad hacia las mujeres.

Una reciente macro-encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) da unos datos estremecedores: El 12’5% de las mujeres mayores de 16 años y residentes en España, han sufrido violencia sexual o física. El 25’4% han sufrido violencia psicológica o de control. El dato para un falso consuelo es que nuestros porcentajes están por debajo de la media europea, ¿Y qué? Cada vez que vea un grupo de mujeres pensaré que 1 de cada 8 ha sido agredida y que 1 de cada 4 ha sufrido violencia psicológica.

Y también me vendrá a la cabeza que ellas cobran entre un 24% (datos UGT) y un 31% (datos CC.OO) menos que los hombres. Que 1 de cada 4 contratos parciales no deseados son de mujeres. Por lo que me será fácil deducir que si cobran menos y trabajan menos horas, sus cotizaciones serán más bajas, por lo que sus pensiones serán inferiores a las de los hombres. Así es, la pensión media de un varón es de 1067 euros y la de una mujer, de 659. El paro y la consiguiente pobreza se ceban en las mujeres.

Cuando la opresión y explotación de las mujeres forma parte de las pautas culturales de una Sociedad quiere decir que esta sociedad está enferma.

Anuncios