Día 24 de abril. Encuesta de Población Activa (EPA)

Los sindicatos presentan una valoración de los datos de la EPA del primer trimestre del 2015. Los datos desmienten palmariamente los discursos triunfalistas del gobierno Rajoy. El resumen que realizan los sindicatos, de los datos de la EPA del primer trimestre del 2015 es: se destruye empleo otra vez, vuelve a caer la población activa, el desempleo se estanca y crece el número de hogares con todos sus miembros en paro. Los datos son inapelables:

-En este trimestre se han destruido 143.500 empleos en el sector privado. Se han creado 36.200 en el sector público, seguramente por motivo de las elecciones. El total de empleo destruido es de 114.300.  Afecta especialmente a las mujeres, 76.200 menos, frente a los 38.100 de los hombres.

-La destrucción de empleo afecta especialmente a los de jornada completa. Mientras se incrementan los de jornada parcial no deseada. El 16’2% de los ocupados trabaja a tiempo parcial, entre las mujeres el porcentaje es del 26%.

-El total de horas trabajadas en el trimestre por el total de personas trabajando se reduce el 2%. Dicho de otra forma, donde antes trabajaba uno ahora trabajan varios, por lo que no es que crezca el empleo sino que se reparte el existente.

-Vuelve a caer la población activa en 127.400 personas lo que indica graves problemas económicos y laborales y señala un problema demográfico mucho peor.

-A pesar de la caída de la población activa, el paro afecta a 5.444.460 personas, el 23’8%. Segundos, después de Grecia.

-1.793.000 hogares con todos sus miembros en paro, 27.300 más en este primer trimestre 2015. Hogares sin ningún tipo de ingreso, 770.700, un incremento trimestral de 40.000 familias.

Este gobierno no ha aprendido nada de la crisis. Seguimos con una estructura y un modelo productivo de baja calidad, escasa productividad y alta estacionalidad. No se produce ninguna recuperación de la actividad industrial. La verdad es que cómo se va a producir esta recuperación de la actividad industrial, si las políticas del gobierno brillan por su ausencia. Avanzamos hacia un mercado de trabajo de baja calidad, dual, precario y barato. Emergen nuevas figuras como la de la “pobreza laboral”, es decir; gente que a pesar de tener un trabajo no cobra lo imprescindible para salir del umbral de la pobreza. Y crece la pobreza y la exclusión social. Frente a esta realidad, que el gobierno tenga la desfachatez de afirmar que España crece y crea empleo, subleva.

Anuncios