Día 9 de mayo. Los conservadores ganan en el Reino Unido.

La victoria de David Cameron y los excelentes resultados en Escocia del Partido nacionalista Escocés (SNP) son los datos más relevantes de los resultados de las elecciones del pasado día 7. Cameron capitaliza los datos macroeconómicos positivos y,  según algunos analistas, cosecha votos también por el temor en sectores de la sociedad inglesa, de que el nuevo gobierno no dependiera del apoyo de los nacionalistas escoceses. Todo indica que la agenda socio-económica será de continuidad. Más incierto es como abordará el reto escocès. Su vago compromiso de replantear el modelo territorial no dará satisfacción a las reivindicaciones independentistas y no sé si va a debilitar su altísimo apoyo electoral en la sociedad escocesa. El líder conservador se comprometió a celebrar un referéndum sobre la permanencia del reino Unido en la UE antes del 2017, lo que irá en detrimento de la apuesta por una Europa más fuerte. Como pasa en muchos países de larga tradición democràtica; los que pierden, dimiten.

Anuncios