Día 18 de mayo. Ninguna humanidad con la inmigración

Sigo consternado las noticias sobre el reparto de refugiados entre los países de la Unión Europea. La asignación de cuotas a cada estado miembro ha sido rechazada por diferentes países, entre ellos España, que según Margallo no puede aceptar la cuota dado su alto nivel de paro. Luego Rajoy va diciendo que en España ya nadie habla de paro, pues mira por donde, el último su ministro de Exteriores. El rechazo español a las cuotas es la última prueba de des-responsabilización total del gobierno del PP a las políticas de solidaridad y cooperación. No solo somos el país de la OCDE que más ha recortado las partidas presupuestarias en Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) sino que hemos sido de los primeros en rechazar una propuesta de acogida de inmigrantes. El drama en el Mediterráneo sigue y seguirá.

Al igual que diversos estados de la desarrollada Unión Europea, en Asia se repite el drama. Tailandia, Malasia e indonesia se niegan a acoger a los refugiados Ronhigya que huyen de Birmania. He llegado a escuchar críticas de algunos comentaristas a estos gobiernos por su falta de humanidad. Críticas que no vierten a la misma falta de humanidad de muchos estados de la Unión Europea.

Veo en un canal de TV diferentes anuncios publicitarios de bancos y compañías eléctricas. No tienen vergüenza, son un compendio de cinismo. Si te crees lo que anuncian resultaría que no hay en nuestro país nadie con mayor preocupación social que nuestros oligopolios bancario y eléctrico. Solo les debería estar permitido anuncios que reflejaran la verdad, y es que lo único que les interesa de los ciudadanos es su dinero.

Anuncios