Día 4 de junio. Más corrupción.

Si algo no falta cuando escuchas la radio mientras desayunas, son más casos de corrupción. En el Madrid de Esperanza Aguirre los imputados por la trama Púnica se amplía con dos consejeros del gobierno de la Comunidad. Ahí es nada, caen el consejero de la Presidencia y la consejera de Educación. Solo faltaban los pájaros de la FIFA con su impresentable presidente al frente, el señor Blatter. ¿Y Ángel María Villar? Este es otro cantar.

Aparecen los datos sobre el empleo del mes de mayo. Son positivos, siempre lo son en mayo, pero el dato bueno es que la afiliación ha crecido en 213.015 afiliados más. Con la reactivación de la economía se están cumpliendo todas las predicciones, que los sindicatos y la izquierda hemos ido realizando a lo largo de estos años, sobre las políticas de empleo del PP. Incremento de la temporalidad – el 92’1% de los contratos firmados en mayo son temporales- y del trabajo por horas no deseado, casi un 36% de los contratos firmados en mayo también. La tasa de protección frente al paro baja hasta el 54’87%. Habrá más pobreza.

Es innegable que la economía crece pero lo hace desde patrones obsoletos de un modelo productivo de baja calidad que genera empleo de mala calidad. Y es evidente que el modelo laboral tiende a la precarización y a los bajos salarios. Estos son los efectos deseados de unas políticas laborales cuyos únicos objetivos han sido los de la devaluación laboral y salarial, para hacer recaer en las espaldas de los trabajadores los costes de la crisis y para ganar competitividad reduciendo los costes laborales.

 

 

Anuncios