Día 15 de junio. Carmena y el humor negro.

Leo en la red que, para muchos, la dimisión de Guillermo Zapata como concejal de cultura del ayuntamiento de Madrid se ha vivido como una derrota por ceder a las presiones de la derechona madrileña. No comparto este estado de ánimo, por lo que opino que Zapata y Carmena han hecho lo correcto. Creo, también, que es un error salir al paso de las presiones de la derecha argumentando que ellos son peores. Cuando se comete un error, la mejor defensa es reconocerlo y afrontar las consecuencias. Para mi la dimisión de Zapata no es un signo de debilidad  sino todo lo contrario, un signo de fortaleza y de responsabilidad.

Uno puede tararear una canción donde se mofan de Ortega Lara o de Irene Villa, puede reír todos los chistes que quiera sobre judíos, negros, gitanos, maricones, y un triste y largo etcétera, pero que no se dedique a la política de izquierdas, ya que para ello es necesario tener empatía con las víctimas, con todas las victimas, y cuando no, compasión.

Anuncios