Día 27 de junio. Referéndum en Grecia.

Frente al último órdago protagonizado por el FMI en las negociaciones entre Grecia y la Troika, Alexis Tsipras ha decidido convocar un referéndum para que sea el pueblo griego quien tenga la última palabra frente a las imposiciones de la Troika. La reacción de ésta y de los acreedores frente al anuncio del referéndum ha sido muy violenta. Ven en ello una jugada de Tsipras para que sea el pueblo griego y no su Gobierno quien diga que no a sus propuestas. Mi opinión es que el primer ministro griego acierta con la propuesta de convocar un referéndum una vez agotadas todas las vías de negociación. Si las últimas propuestas de la Troika fueron las enunciadas por la presidenta del FMI al cierre casi de un acuerdo, pues que sea el pueblo griego quien le responda con su voto. Estamos frente a una situación muy grave, que puede abortar el proyecto de construcción europeo. Si Grecia, una Grecia que no es que no quiera pagar su deuda, sino que no puede, es arrojada fuera del euro y de la misma Unión, eso tendrá repercusiones en el resto de países periféricos, incluida España, diga lo que diga el irresponsable y servil Mariano Rajoy.

Anuncios