Veto al Proyecto de Ley de Modificación del Sistema de Protección de la Infancia y la Adolescencia

Intervención en el Pleno del Senado, 8 de julio de 2015.

Senyor president, señorías:

Así que, según el alcalde de Granada, del PP, “las mujeres, cuanto más desnudas, más elegantes”. Hay que ser majadero para hacer esta afirmación. Hay que ser un redomado machista y ustedes, senadoras del PP, deberían ser las primeras en denunciar que un alcalde de una capital de provincia sea capaz de decir estas cosas.

En medio de este disparate legislativo de 37 Proyectos de Ley que deberemos aprobar en pocas semanas, no hubiera estado mal introducir un nuevo que contemplara la reforma del Senado, compromiso de la Cámara en esta legislatura.

El senador Saura y yo presentamos este veto a este Proyecto de Ley por dos razones: la primera, porque invade las competencias de la Generalitat y la segunda, porque esta coletilla repetida en todos los Proyectos de Ley de que no puede representar un aumento del gasto público, la invalida de por sí.

¿Por qué consideramos que este Proyecto de Ley invade competencias de la Generalitat?

Permítanme que les recuerde qué dice el artículo 149.1.8 de la Constitución: “El Estado tiene competencia exclusiva en legislación civil, sin perjuicio de la conservación, modificación y desarrollo por las Comunidades Autónomas de los derechos civiles, forales o especiales, allí donde existan. En todo caso, las reglas relativas a la aplicación y eficacia de las normas jurídicas, relaciones jurídico-civiles relativas a las formas de matrimonio, ordenación de los registros e instrumentos públicos, bases de las obligaciones contractuales, normas para resolver los conflictos de leyes y determinación de las fuentes de derecho, con respeto, en este último caso, a las normas de derecho foral o especial.”

¿Tiene la Generalitat de Catalunya competencia en materia de derecho civil? Sí. Artículo 129 del Estatut, que dice: “Corresponde a la Generalitat la competencia exclusiva en materia de derecho civil, con la excepción de las materias que el artículo 149.1.8 de la Constitución atribuye en todo caso al Estado. Esta competencia incluye la determinación del sistema de fuentes del derecho civil de Catalunya”.

¿Tiene la Generalitat competencias exclusivas en materia de menores? Sí. Artículo 166.3, que dice: “Corresponde a la Generalitat, en materia de menores:

  • A) La competencia exclusiva en materia de protección de menores, que incluye, en todo caso, la regulación del régimen de la protección y de las instituciones públicas de protección y tutela de los menores desamparados, en situación de riesgo y de los menores infractores, respetando en este último caso la legislación penal.
  • B) La Generalitat participa en la elaboración y la reforma de la legislación penal y procesal que incida en las competencias de los menores.

Y el artículo 166.4, que dice: “Corresponde a la Generalitat la competencia exclusiva en materia de promoción de las familias y de la infancia, que en todo caso incluye las medidas de protección social y su ejecución”.

Las competencias son claras y fruto de ello se han ido implementando políticas públicas de protección de los menores. Fruto de ello es que Catalunya es la única Comunidad Autónoma que cuenta con un Institut Català d’Acolliment i d’Adopció. No solo las competencias son claras, sino que también la Generalitat ha ido trabajando a lo largo de muchos años en reglar y crear instrumentos de protección de los menores. Por lo que la pregunta a realizar es: ¿por qué esta invasión competencial?

¿Por qué liquidar las competencias en materia de adopciones internacionales de la Generalitat, como propone el artículo 3 de este Proyecto de Ley?

Teniendo todo el sentido el establecer mínimos estándares de cobertura, calidad y accesibilidad en la aplicación de esta Ley en todo el territorio, ¿qué sentido tiene establecer criterios comunes? ¿No corresponde esto a la administración responsable de la gestión? Yo creo que sí.

Lo mismo pasa si nos referimos a la disposición final segunda, que se refiere a la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de documentación clínica, todo ello materia de Derecho Civil.

Señorías: ayer, el nuevo ministro de Cultura, señor Méndez Vigo, afirmaba aquí en el Senado que en el código genético del PP estaba el bajar impuestos. Es evidente que en su ADN esta también el centralismo. A lo largo de toda la legislatura, no han perdido oportunidad para ir recentralizando mediante las leyes sectoriales; este Proyecto de Ley es otra muestra de este afán en ir laminando competencias de las Comunidades Autónomas. Si ya es preocupante que en un Estado plural como es España, el principal partido de la derecha no haya entendido la plurinacionalidad del Estado, aún lo es más en los difíciles momentos que atraviesan las relaciones entre Catalunya y España.

Señorías del PP: son ustedes un máquina de fabricar independentistas, no lo duden. Ustedes, con sus actitudes y políticas, son el principal factor de riesgo para la cohesión territorial de España. Es de una grave irresponsabilidad histórica que frente a la desafección de sectores muy importantes de la sociedad catalana, su respuesta sea más centralismo.

Y la segunda gran razón es la Disposición final decimocuarta. Si las medidas incluidas en esta norma no podrán suponer incremento del gasto público, ni de dotaciones, ni de retribuciones, ni de otros gastos de personal… Apaga y vámonos.

Es un contrasentido que una Ley que va a representar un avance importante y positivo en la protección de la infancia y la adolescencia, una Ley que contempla las nuevas realidades presentes para hacer más efectivas las políticas públicas de protección de los menores, termine con una coletilla que la transforma en papel mojado. Señorías: si no hay recursos, no hay Ley.

Mejor hubiera sido no realizar este nuevo bandazo tributario, anunciado hace unos días por el señor Rajoy, de rebaja de impuestos, un anuncio que es un chapucero aguinaldo compravotos. Mejor hubiera sido recaudar estos 1.500-1.600 millones que se van a dejar de ingresar y dedicarlos a gasto social, dedicarlos a dar apoyo financiero a esta Ley.

Señorías: este Gobierno, en materia fiscal, es un desastre. Sus políticas fiscales son una irresponsable combinación de improvisación, mentiras e inequidad. Y como ejemplo que justifica estas afirmaciones, valga la reciente rebaja propuesta por Rajoy:

  • Improvisada y con una difícil implementación técnica, puesto que estamos a mediados de año.
  • Su bajada real depende también de las decisiones que tomen los nuevos gobiernos de las CCAA, ya que el IRPF les está parcialmente cedido.
  • Representará un ahorro de 4 euros para las rentas de 15.000 euros, de 8 euros para las de 20.000 y de 11 euros en el caso de las de 25.000. Para las de 100.000, el ahorro es de 114 euros. Con lo que, una vez más, salen ganando las rentas altas. Si realizan simples reglas de tres, verán que para las rentas de 15.000 euros se rebaja un euro por cada 3.750 euros de ingresos, y que para las de 100.000, se rebaja un euro por cada 877 euros de ingresos. Otra muestra de inequidad fiscal.

Señorías del PP, entiendo que estén muy preocupados por su futuro electoral. Ir a las elecciones con un Gobierno achicharrado y con un presidente que, sondeo tras sondeo, es el político que menos confianza inspira, también entre su electorado, es para estar preocupado; pero, créanme: estas chapuzas electoralistas no son útiles, no sirven.

En fin; con estos argumentos, solicito su voto al veto que presentamos el senador Saura y yo en representación de Iniciativa per Catalunya Verds.

 

 

Anuncios