Día 23 de julio. Electoralismo institucional.

Al igual que los alcaldes programan la finalización de sus proyectos urbanísticos y las obras y mejoras para poder ser inauguradas antes de las elecciones municipales, en esta legislatura del Parlament de Catalunya, ya finalizada, se han ido aprobando, en los últimos plenos, paquetes legislativos con contenido social. La desvergüenza de Artur Mas y su gobierno no tiene fronteras. Después de una legislatura, corta –todas las de Mas lo son–, de marcado carácter antisocial, ahora se despiertan aprobando leyes y medidas que son un buen resumen de lo que no ha hecho su Gobierno.

Rajoy, en su ilimitada desfachatez, quiere aprobar unos Presupuestos Generales del Estado que, a buen seguro, serán un festival de promesas electorales. Lo que no ha hecho en 4 años quiere comprometerlo en unos presupuestos que gestionará el nuevo Gobierno. Haré lo posible para que no sea de derechas.

Anuncios