Día 19 de septiembre. Otra de Felipe González.

Afirmar que Maduro es peor que Pinochet es un exceso que desautoriza a quien lo afirma, nuestro Felipe González, hoy dedicado a defender opositores encarcelados por el gobierno de Venezuela. La degradación del sistema democrático venezolano por parte de Nicolás Maduro, heredero fallido de Chávez, es innegable. Meter presos a los opositores políticos o la ocupación de las instituciones por parte de un chavismo cada vez más degradado, no tiene justificación. Que las derechas se aprovechen de ello para criticar lo que siempre rechazaron, a Hugo Chávez, no es excusa para defender lo indefendible, la gestión de Nicolás Maduro. Con los derechos humanos no caben juegos geopolíticos de izquierdas. Con todo, que González se atreva a comparar a Maduro con Pinochet, es intolerable.

Anuncios