Día 24 de septiembre. Disparates.

Cojo el AVE para asistir a la comparecencia del secretario de Estado de la Seguridad Social, presentando sus presupuestos de 2016. En mi último año como senador he descubierto una nueva liturgia parlamentaria que no tiene ninguna razón de ser. Antes del debate de los presupuestos, comparecen los secretarios de Estado respectivos y explican en la Comisión de Presupuestos los de sus departamentos. Parece hasta razonable. Lo que es un sinsentido es que la comparecencia se reduzca a una intervención inicial de 5 minutos del secretario de Estado y de 3 minutos para los portavoces de los Grupos. Como, año tras año, era el portavoz del Grupo en la Comisión de Presupuestos quien se encargaba de ello, no lo había vivido en directo. Un verdadero paripé.

Y hablando de disparates, lo del escrito de respuesta de Juncker, presidente de la Comisión Europea, sobre la posible declaración de independencia de Catalunya. Que la versión en inglés sea diferente a la del castellano es una nueva “cantinflada” en la que se ve detrás la mano del gobierno del PP.

La crisis abierta en la empresa Volkswagen, por el descubrimiento de que había manipulado 11 millones de coches diésel para ocultar sus niveles de emisiones, es muy grave. Una crisis en la cabecera del grupo puede afectar a Seat y a la industria automovilística, así como a la extensa industria auxiliar que trabaja para estas grandes empresas. Los sindicatos ya están alerta exigiendo compromisos.

Cojo el Puente Aéreo para volver, billete número 075 960391194.

Anuncios