Veto RTVE PGE-2016.

Senyor president,

Señorías.

El balance del gobierno Rajoy respecto a la gestión de RTVE es nefasto.

  • Los primeros seis meses de legislatura, con una Corporación sin presidente.
  • Modificación de la Ley que regula el sistema de elección de la dirección de la Corporación, sin consenso parlamentario, cuyo objetivo era el nombramiento de presidentes al servicio de los intereses partidistas del PP.
  • Cambios constantes en los altos cargos, fuente de inestabilidad en la gestión, hasta conseguir colocar a verdaderos mercenarios de la manipulación.
  • Ninguna voluntad de modificar el actual modelo de financiación, que no garantiza ni la previsibilidad ni la estabilidad en los ingresos.
  • Manipulación y sectarismo informativo, cuyas consecuencias son la pérdida de un 33% de la audiencia en TVE y de un 23% en RNE.
  • Recortes presupuestarios, que han precarizado aún más la situación financiera de la Corporación Pública. Un 46% en cuatro años.

Y eso que en RTVE la herencia recibida era positiva: líderes de audiencia.

Cuando se cambia información por propaganda sucede esto: se pierde audiencia. Se provocan escándalos, como lo han sido las denuncias del Consejo de Europa o del Financial Times. Se reiteran las actuaciones del Consejo de Informativos de TVE denunciado en cada momento las groseras manipulaciones informativas.

Cuando los programas nuevos de entretenimiento se ceden a amigos casposos, pasa lo que ha pasado: fracaso absoluto.

¿Qué pasa con los presupuestos de 2016? Se incrementan en 50 millones las aportaciones del Estado. Un incremento en gran parte finalista: los gastos de retransmisión de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016. Y otros 50 millones a partir de modificar parcialmente la Ley de financiación y subir el porcentaje a recibir sobre el rendimiento de la tasa de reserva de dominio público radioeléctrico al 100%. Señorías, con estos ingresos de más, ni se compensan los recortes ni se garantiza la previsibilidad y estabilidad de las finanzas de RTVE.