Día 2 de octubre. Entre provocaciones y ocurrencias.

Comparto las declaraciones realizadas por el ex fiscal jefe de Catalunya, José María Mena, de que la querella contra Artur Mas es un estropicio, jurídico y político. Una provocación judicial al servicio de aquellos que, amparándose en la legalidad, lo único que persiguen es una derrota autoritaria del independentismo catalán.

Me había perdido la propuesta de la CUP de una presidencia colegiada de la Generalitat, y así no investir a Artur Mas. Espero que una ocurrencia de tal tamaño sea más fruto de la presión que soportan que de un desconocimiento del Estatut. Con todo, la alegre y combativa muchachada de la CUP tiene por delante un buen dilema: votar o no a Artur Mas y afrontar las consecuencias de cualquiera de las dos decisiones. Para evitar más presiones y polémicas, han decretado un “apagón informativo”. Esto del “apagón” debe ser algo propio de la nueva política.

Anuncios