Día 8 de octubre. CUP: bla, bla, bla… investirem Artur Mas.

Hoy la CUP ha hecho pública su particular hoja de ruta post 27S. Sus propuestas, inspiradas según ellos en “la generosidad, altura de miras y estrategia ganadora”, pasa por iniciar un “proceso destituyente” con el Estado, plan de choque social e inicio de un proceso constituyente que cree las bases de un nuevo Estado catalán. La reacción de los portavoces de Junts pel Sí a las propuestas de la CUP es que ven margen para el acuerdo. No sé si este juego se libra entre los ingenuos de la CUP y los cínicos de Convergencia o es que todos van de cínicos. Sea lo que sea, asistimos a un nuevo episodio del delirio político que vive Catalunya. Proponer que Mas revierta el proceso de privatizaciones o que la Generalitat se declare insumisa frente a la legislación del Estado es inaceptable para Convergencia, y eso hasta la CUP lo sabe. Que un dirigente convergente afirme que con estas propuestas hay margen para el acuerdo, es propio de tramposos. ¿Cómo acabará este lío? Mucho me temo que la CUP acabará votando a Artur Mas a cambio de declaraciones grandilocuentes sobre futuros procesos.

Anuncios